Diversidad Literaria

A Enredar Los Cuentos


Una niña que estaba muy aburrida le pidió a su abuelo que le contará el cuento de Caperucita, y entonces el abuelo dejó a un lado el periódico y empezó a contarle el cuento así:

El abuelo: Érase una vez una niña que se llamaba Caperucita Amarilla.

La niña: ¡No, abuelo: ¡Roja!

El abuelo: ¡Ah!, sí, Caperucita Roja. Su mamá la llamó y le dijo: "¡Escucha, Caperucita Verde...!"

La niña: Que no: ¡Roja...!

El abuelo: ¡Ah!, sí Roja. "Ve a casa de tía Diodimira a llevar esta cáscara de papa".

La niña: No, abuelo. Le dijo: "Ve a casa de la abuelita a llevarle esta torta".

El abuelo: ¡Ah!, sí. La niña se fue al bosque y se encontró una jirafa.

La niña: ¡Qué lío! Se encontró al lobo, no una jirafa.

El abuelo: Y el lobo le preguntó: "¿Cuánto es seis por ocho?"

La niña: ¡Qué va! El lobo le pregunto: "¿A dónde vas?"

El abuelo: Tienes razón, y Caperucita Negra respondió...

La niña: ¡Roja, abuelo, Roja!

El abuelo: ¡Ah!, sí. Y respondió: "Voy al mercado a comprar salsa de tomate".

La niña: ¡Qué va, abuelo! Le dijo: "Voy a casa de la abuelita, que está enferma, pero no recuerdo el camino".

El abuelo: Exacto. Y el caballo dijo...

La niña: ¿Qué caballo? Era un lobo.

El abuelo: Seguro. Y dijo: "Toma el bus número 65, baja por la plaza de la catedral, tuerce a la derecha, y encontrarás tres peldaños y una moneda en el suelo; deja los tres peldaños, recoge la moneda y cómprate un chicle".

La niña: Definitivamente tú no sabes contar cuentos, abuelo. Los enredas todos.

Pero no importa. ¿Me compras un chicle?

El abuelo: Bueno, toma la moneda.

Y el abuelo siguió leyendo el periódico.


(De Gianni Rodari, Cuentos por teléfono. Tomado de Imaginación, creación y

transcreación: una propuesta de lectoescritura creativa, de Rodrigo Argüello.

Medellín, Ambrosía Editores, 2001, págs. 86-87.)






—¿Pero tú me amas? — Preguntó Alicia.

—¡No, no te amo! — Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

—¿Lo ves? — Dijo el Conejo Blanco.

Ahora te estarás preguntando qué te hace tan imperfecta, qué has hecho mal para que no consiga amarte al menos un poco.

Y es por eso mismo que no puedo amarte.

No siempre te amarán Alicia, habrá días en los cuales estarán cansados, enojados con la vida, con la cabeza en las nubes y te lastimarán.

Porque la gente es así, siempre acaba pisoteando los sentimientos de los demás, a veces por descuido, incomprensiones o conflictos con sí mismos.

Y si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de amor propio y felicidad alrededor de tu corazón, los débiles dardos de la gente se harán letales y te destruirán.

La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo: "¡Evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma!"—

Por eso Alicia no, no te amo.


Extracto del libro “Alicia en el país de las maravillas”.




Steve McCurry

Steve McCurry (24 de febrero de 1950) es un fotoperiodista estadounidense, es uno de los fotógrafos de cabecera por excelencia y miembro habitual de esa selección mundial de fotógrafos y organizaciones que cada año elige la conocida publicación National Geographic.

Steve McCurry comenzó sus estudios de Historia de la Cinematografía y Cinematografía en la Universidad Estatal de Pensilvania en 1968, termino en Artes Escénicas, graduándose cum laude en 1974. Se interesó inmensamente por la fotografía cuando comenzó a tomar imágenes para el "The daily collegian", un humilde periódico de Pensilvania.

Sus primeros trabajos como fotoperiodista tienen lugar durante la primera guerra de Afganistán (1978-1992) además de cubrir la guerra entre Irán e Iraq o la primera guerra del Golfo, así como otros conflictos bélicos en Beirut, Camboya o Filipinas.

Se debe de destacar que en sus fotografías se refleja cierta dureza porque está demostrando la realidad de sus actores a través del reflejo de sus miradas y el contexto en el que las enmarca, despertando una profunda empatía con el espectador y lo hace ver como cercanas a pesar de la situación y de la distancia.






Pescadores con zanco, Sri Lanka

Sentados como garzas, un grupo de hombres vestidos con el saram tradicional pescan en la costa sur. Años de conflicto han frenado el desarrollo y han obligado a muchos habitantes de Sri Lanka a trabajar la tierra y en el mar del mismo modo que lo hicieron sus antepasados.





La muchacha afgana»

Conocida como «la muchacha afgana», una refugiada de inquietante mirada se convirtió en un icono de la fotografía. Cuando en 1984 Steve McCurry la retrató en un campo de refugiados de Pakistán, nunca antes le habían hecho una foto.







Madre e hijo a través de la ventana del coche, India

En Mumbai, la gran metrópoli del continente indio, la mitad de sus 13 millones de habitantes vive en la pobreza, y miles sobreviven pidiendo caridad, como esta mujer y este niño.




En homenaje a “El íntimo placer de leer” del fotógrafo André Kertész publicada en 1971, las fascinantes imágenes de McCurry plasman el absorbente poder de la palabra escrita. La selección, que abarca más de 30 países, es verdaderamente global y muestra a personas inmersas en el acto de la lectura en una gran variedad de escenas que van desde oratorios turcos hasta mercados italianos, pasando por aulas etíopes y aceras neoyorquinas.

El fotógrafo evoca la capacidad de los libros para transportar a lectores de todas las edades a mundos imaginarios o rememorados; este libro deleitará a lectores ávidos y bibliófilos, así como a aficionados a la fotografía. Las palabras de Theroux son el acompañamiento perfecto a estas emotivas imágenes de lectores de toda índole. Habla por boca de muchos cuando dice: “La lectura ha sido mi refugio, mi placer, mi iluminación y mi inspiración”. Por momentos íntimo, sorprendente, entretenido y conmovedor, ‘Sobre la lectura’ es un intenso testimonio visual del poder que entraña el perderse en la palabra escrita y una demostración de la incomparable habilidad de McCurry para captar esos momentos privados de reflexión.

Jóvenes o ancianos, ricos o pobres, por placer o aprendizaje, la gente lee en todas partes. En una colección personal de fotografías realizadas durante sus cuarenta años viajando, Steve McCurry rinde tributo al sencillo pero cautivador acto de leer.






Salvador Dali

Rendimos homenaje a uno de los máximos representantes del surrealismo de la historia. Hablamos de Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, conocido mundialmente como Salvador Dalí. Para ello os traemos una lista de sus obras más importantes de Dalí.

El genio fue pintor como una de sus facetas más destacadas, pero también se dedicó a cultivar otras disciplinas artísticas como la escultura, el grabado, la escenografía o la literatura. También participó activamente en trabajos de fotografía o cine. Tanto en solitario como en colaboración con otros grandes artistas como Alfred Hitchcock, Walt Disney o el español Luis Buñuel.


Nacido en Figueres en 1904 llegó al mundo de la pintura con la tierna edad de 12 años, época en la conoció el impresionismo. Con el tiempo, años más tarde, a los 18 se trasladó a la Residencia de Estudiantes de Madrid para cursar los estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En este lugar coincidió con toda una brillante generación con ilustres figuras como Lorca o el ya mencionado Buñuel.


Su vida fue un volcán de idas y venidas, de altibajos, de eventos, exposiciones, reuniones con amigos, encuentros con desconocidos…Pero dos personas marcaron claramente su vida. Por una parte, en 1927 se encontraba por primera vez con Pablo Picasso, dando paso al surrealismo liberado de la mente de Dalí. Por otra, conoció a alguien que le marcó profundamente fue su esposa, musa y apoyo durante toda su carrera, Gala, a la que conoció en 1929.


1. La persistencia de la Memoria (1931)


2. Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar (1944)



3. Construcción blanda con judías hervidas (1936)



4. La metamorfosis de Narciso (1937)



5. La tentación de San Antonio (1946)



6. El gran masturbador (1929)



7. El nacimiento de una divinidad (1960)



8. Ángelus arquitectónico de Millet (1933)



9. El hombre invisible (1929-1933)



Responder los interrogantes en los comentarios

  • ¿Qué te ha parecido el listado de las obras más importantes de Dalí?

  • Consulta más sobre una obra que te halla llamado la atención y deja tu comentario.

  • ¿Estás de acuerdo? ¿Cuál opinas que debiera ser la primera obra en este ranking? ¿Añadirías alguna?

  • ¿Te gustaría que hiciéramos rankings de otros artistas? ¿De quién?

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Te Reto